¡Rápido!alguien ha sido objeto de una urgencia, ¿qué hacemos?

Pues lo primero que te viene a la mente es llamar a alguien, tomas tu móvil y rápidamente llamas a una ambulancia, es lo correcto, ellos se encargarán de llegar lo más rápido posible, atenderán a la pobre tía Concha, tratarán de que esté estable y la cargarán en la ambulancia para llevársela, descubrir que le pasó y tratar de arreglarlo. Es una urgencia, es algo que surgió de forma repentina y que hay que solucionar de manera inmediata antes de que la situación empeore.

La vida está llena de emergencias, pero no todas cuentan con un sistema de atención tan presto y dispuesto como el de salud. Por ejemplo, a todos nos ha pasado que al terminar ese informe o trabajo que hay que presentar al día siguiente, descubrimos que nuestra impresora se ha quedado sin tinta, nos hemos quedado sin papel o simplemente la impresora se rehúsa a imprimir por la razón que mejor le convenga, estamos seguros que si es media noche no encontrarás un recargador de tintas a domicilio de urgencia que te atienda, o un vendedor de papeles 24 horas que vaya a abastecerte de hojas para tu presentación a media noche, mucho menos un doctor de urgencia de impresoras que vaya hasta tu casa a descubrir que le sucedió a ese cacharro esta vez.

Pero algunas urgencias si tienen solución inmediata. Contamos con pizza 24 horas en la puerta de casa, caliente y con queso extra como te gusta. También tenemos cerrajerías de urgencia, dispuestas a ayudarnos en el momento que lo necesitemos en esos momentos de estrés y ansiedad. por ejemplo, http://cerrajerossantcugatdelvalles.org.es ofrecen servicios de alta calidad, las 24 horas del día.

Y no estamos exagerando, tener una urgencia de cerrajería es un evento altamente estresante y generador de ansiedad. Descubrir que estás encerrado en tu casa contra tu voluntad dispara varias señales de estrés al cuerpo y el cerebro humano. Igualmente descubrir que tu casa está inaccesible a ti, su dueño con la llave en mano. El hecho de no poder llevar a cabo tu voluntad por una causa de fuerza mayor (Murphy o Dios, de acuerdo a quien le preguntes) desata ansiedad y estrés, al igual que la presencia de un depredador o un desastre natural, aunque las consecuencias prácticas no sean tan grandes como con esos eventos.

Es algo muy común que cuando menos te lo esperes, cuando sea más inconveniente y por la razón que menos te lo imagines, necesites un cerrajero con carácter de urgencia. Desde una llave perdida a altas horas de la madrugada hasta una llave rota dentro de la cerradura un martes a media tarde. Son situaciones que suceden, y aunque no sean un desmayo repentino de la tía Concha, requieren una atención inmediata. Quizás dejaste la comida preparándose, quizás tu mascota está encerrada dentro, sola y asustada porque no logras entras, o simplemente tienes sueño y mucho cansancio después de un largo día en la oficina y necesites desesperadamente un baño y tu cama. Sea por la razón que sea, la cerrajería de urgencia existe y está aquí, esperando que llames en cualquier momento.