29 enero, 2023

Rafa Fernandez, Cerrajero

Calidad de servicio y profesionalismo

Cómo detectar y evitar una estafa en cerrajería

3 minutos de lectura

Hoy en día, parece que en todas partes se habla de algún tipo de estafa. Los delincuentes no cejan en su empeño de extraer el dinero de ciudadanos inocentes a cada paso. Pero hay una estafa a la que se presta mucha menos atención.

Se trata de una estafa que siempre ha existido, pero que se ha popularizado gracias al poder de los perfiles de empresa de Google. Lo peor de todo es que, si no tienes cuidado, puedes caer en sus manos precisamente cuando eres más vulnerable.

Nos referimos, por supuesto, al rápido aumento de las estafas de cerrajería.

¿Cómo es una estafa en cerrajería?

Una estafa de cerrajería implica el uso de anuncios engañosos de empresas locales, sobre todo en Internet, que se hacen pasar por cerrajeros locales con buena reputación. Las personas llaman a estos servicios de cerrajería y son redirigidas a un centro de llamadas.

Suelen anunciar precios extremadamente bajos, pero luego inflan considerablemente el precio una vez finalizado el trabajo. Un precio que el consumidor pagará, precisamente por estar en medio de una urgencia, fuera de casa o sin poder acceder a su vehículo.

Estos cerrajeros estafadores se aprovechan de los consumidores desesperados que necesitan servicios de cerrajería reales y cualificados.

Cómo detectar y evitar una estafa en cerrajería

Señales de una estafa en cerrajería

Esta lista de “banderas rojas” debería ayudarle a detectar las estafas de cerrajería más comunes que se utilizan hoy en día.

Números de teléfono gratuitos

Cuando busque un cerrajero en Internet, la primera bandera roja que debe tener en cuenta son los listados con números de teléfono gratuitos. Otro signo revelador de que ha llamado a un cerrajero estafador es si responden al teléfono con un saludo genérico en lugar del nombre de la empresa.

Precios extremadamente bajos

Otra bandera roja que indica que está tratando con un cerrajero estafador son los precios extremadamente bajos. Estos precios iniciales son solo una carnada, porque rápidamente se inflarán cuando el cerrajero llegue a donde lo necesitas.

Si ves un precio que parece demasiado bueno para ser verdad, probablemente lo es.

Vehículos de empresa sin rotular

En nuestra sociedad, casi todas las empresas legítimas, independientemente de su sector, llevan la marca de la empresa en sus vehículos. Algunos serán más llamativos que otros, pero debe tener al menos algún tipo de identificadores de marca como un logotipo, dirección y número de teléfono visible en el propio vehículo.

Insistir en taladrar la cerradura

Hay situaciones en las que una cerradura está tan dañada o es tan difícil de abrir que es necesario taladrarla. Sin embargo, este no suele ser el caso y deberías desconfiar de cualquier cerrajero cuya primera forma de resolver un problema sea taladrar una cerradura.

La mayoría de los cerrajeros tienen experiencia y son capaces de abrir la mayoría de las cerraduras sin necesidad de dañarlas o sustituirlas. Llaves atascadas o rotas dentro de la cerradura, por ejemplo, jamás deberían requerir un reemplazo de la cerradura.

Por supuesto, luego de taladrar se multiplicará el monto de la factura, considerado la “complicación” de tener que destruir una cerradura funcional y sustituirla por otra, seguramente de peor calidad y con un precio inflado.

Cómo encontrar un cerrajero fiable y legítimo

Dado que la web es el medio más utilizado por la mayoría de la gente para buscar servicios de cerrajería, no es de extrañar que tantas personas sean víctimas de estafas de cerrajería.

Cuando busques servicios de cerrajería fiables y profesionales, como Cerrajería Barcelona, asegúrate de estar al tanto de todas las señales que te contamos previamente. No dudes en pedir presupuestos y asegúrate siempre de que conoce perfectamente los servicios que le van a cobrar.

No dejes que te digan que tienen que taladrar una cerradura sin una explicación detallada, y mucho menos si no han intentado abrir la cerradura por otros medios.