Estas son unas de los sistemas mas utilizados en cerraduras inteligentes, Rfid significa identificación por radio frecuencia, consiste en almacenar datos en un sistema, el cual posee la capacidad de recuperarlos de forma remota, con tarjetas, etiquetas, tags, entre otros.

Estos transmiten su identidad a través de ondas radiales, la cual es analógica, la identificación automática se adhiere a fichas utilizadas como llaves que son incopiables, ya que abren las puertas tras la señal que sus antenas reciben.

Los cerrajeros de Ripollet nos comentan que, las hay de tres tipos pasivas, activas y semipasivas, las primeras no necesitan de alimentación eléctrica interna, sus lectores inducen corriente para enviar y recibir respuestas mediante la antena.

Las segundas, poseen una fuente autónoma de energía que impulsa sus circuitos y expande su señal. La tercera cuenta con alimentación interna la cual va dirigida al chip y no a la antena.

No todos los tags son iguales, estos pueden ser de diferentes formas y tamaños, estas pueden ir insertadas en tarjetas de plástico o botones, entre otros.

Funcionamiento de la tecnología Rfid

Para conocer el funcionamiento de estas llaves incopiables, el lector lanza una petición mediante radiofrecuencia al chip que contiene el Rfid, este manda una respuesta al lector y muestra si es un vehículo, persona o producto. Luego se aprueba la identificación en tiempo real.

El código de estas tarjetas es único, lo dispositivos deben contar con una antena RF, la frecuencia que estas utilizan son 125 KHz, 13.56 MHz, 400 a 1000 MHz y 2.45 GHz a 5.4 GHz.

La de 125 KHz es la más utilizada y pasaron a usar la frecuencia 13.56 MHz, ya que han mejorado la seguridad y se puede almacenar información.

Las tarjetas Rfid, no necesitan ser pasadas por lectores, ya que el mecanismo de la antena se activa a través de la radiofrecuencia, los cuales se ha vuelto muy cotizados por empresas y conjuntos residenciales.

Ventajas de las cerraduras Rfid

Cada día que pasa son más las organizaciones o empresas que se suman a este tipo de seguridad, estas son fáciles y cómodas de utilizar, no tendrás que tener una llave, solo contar con una clave de acceso.

Estas cerraduras son fáciles de instalar, pero se recomienda que lo realice un profesional en cerrajería y así evitar inconvenientes.

Estas cerraduras no poseen relés, no es necesario realizar una instalación eléctrica, se pueden instalar en todo tipo de cerradura.

Con una sola tarjeta Rfid se pueden abrir varios cilindros, esta se debe programar para que tengan acceso a cada cerradura, así el sistema funcionará de manera correcta, y evita llevar varias tarjetas para abrir las puertas por ejemplo: de un edificio.

Estas cerraduras cuentan con baterías, las cuales duran mucho tiempo, entre los 3 años o unos 30.000 accesos.

Aumentar la seguridad de tu negocio, empresa o vivienda es importante, por lo cual las cerraduras y tarjetas Rfid, son una opción innovadora y tecnológica, que poco a poco están reemplazando al sistema de llaves tradicionales, debido a la seguridad y lo práctico que resulta utilizar este sistema.