Las cajas fuertes suelen ser elementos de seguridad que son olvidados por sus propietarios y justo cuando más las necesitan surgen los inconvenientes en su apertura. Las cajas fuertes alojan documentos o valores muy importantes que no se quieren tener a la vista. Por ello se mantienen ocultos e incluso las mismas cajas se vuelven imperceptibles, para evitar que alguien quiera vulnerarlas.

Pero hay que ser verdaderamente un ducho de la cerrajería para abrirla sin que nadie lo note. A menos que dispongas de la combinación. Si alguien llega a olvidar su combinación puede ser una pesadilla tratar de abrirla sin la ayuda de un cerrajero . Hay inconvenientes sencillos que se pueden solucionar con respecto al cierre, pero cuando se trata de querer abrirlas sin una clave o combinación tienes que llamar a profesionales de la cerrajería.

Dependiendo del tipo de caja fuerte, de su antigüedad, de la tecnología del cierre y de la ubicación se hacen necesarios métodos distintas. Anecdóticamente los cerrajeros de palau plegamans que acuden a servicios de apertura de cajas fuertes deben hacer esfuerzos, por la singular ubicación de las cajas.

Aquellas que se encuentran en el piso los hace mantenerse agachado por un largo rato, así como en los rincones de una habitación o cuando están empotradas en algún mueble que dificulta su manipulación. Pero estos son gajes del oficio que los profesionales están consciente de a que atenerse.

Con la perilla o el teclado

A veces es indistinto el tipo de la caja fuerte cuando surgen los problemas. Tanto las cajas electrónicas como las manuales de perilla, desencadenan dolores de cabezas a sus dueños, impidiéndoles sacar de su interior lo que apremian.

Las personas más desesperadas cuando no les abre una cerradura terminan rompiendo la puerta, en el caso de una caja fuerte, la opción de la violencia no es válida, ni usando una granada, ya que generalmente son muy robustas aguantando cualquier tipo de ataque.

Las perillas pueden desajustarse desde el interior si al momento de meter algo en su interior quedan muy apretadas, entonces cuando comienzas a girar la perilla para completar la combinación esta se atasca o no responde a la apertura aun sin equivocarte. Puedes seguir intentando la combinación hasta que ceda o llamar a un cerrajero para que la nivele a cero y la combinación resulte.

Se gastaron las baterías

Ahora con las duales tienes más posibilidad de no necesitar un servicio de cerrajería, o usas la llave o el teclado. Pero para aquellas que disponen de sistemas electrónicos es frecuente que se queden sin batería por el tiempo que no han sido usadas, ¿Cómo no olvidar cambiar las baterías en tanto tiempo? Suena contradictorio ¿cierto?

Pues no hay nada de qué preocuparse, puedes intentar cambiar las baterías que se encuentran detrás del panel del teclado, algunos modelos tienen opción externa para una segunda batería que son muy buenas. Si resulta imposible un experto lo deberá hace por ti.

Abrirla sin combinación

Hay muchas técnicas en las redes sociales de cómo hacer que una caja fuerte abra sin tener la combinación, pero son más difíciles de lo que allí se aprecia. Sin embargo, trata de realizarlos, puedes correr con la suerte de lograrlo, pero debes procurar no dañarla.