27 febrero, 2024

Rafa Fernandez, Cerrajero

Calidad de servicio y profesionalismo

No dejes que te roben en el gimnasio: consejos para cuidar tus pertenencias

3 minutos de lectura

¿Sabías que los gimnasios son uno de los lugares más propensos a sufrir robos? Según un estudio de la empresa de seguridad ADT, el 25% de los robos en espacios públicos ocurren en gimnasios.

Por eso, es importante que sepas cómo proteger tus objetos de valor cuando vas a hacer ejercicio. En este artículo te explicamos los tipos de robos que se dan en los gimnasios, la responsabilidad legal del establecimiento y los consejos para evitar ser víctima de un ladrón.

Tipos de robos en gimnasios

Los robos en gimnasios se basan en la oportunidad. Los ladrones aprovechan el descuido o la confianza de los usuarios para hacerse con sus pertenencias. Hay dos tipos principales de robos en gimnasios:

Robos enfocados en el valor

El ladrón o su cómplice ha visto algo de valor que tienes contigo o que has dejado en el casillero o el coche. Puede ser tu móvil, tu reloj, tu cartera o tu ordenador portátil.

El ladrón espera el momento adecuado para actuar y llevárselo sin que te des cuenta. Cuanto más caro sea el objeto, más riesgo asumirá el ladrón para conseguirlo.

Robos enfocados en el método

El ladrón no tiene un objetivo concreto, sino que busca la forma más fácil de robar. Por ejemplo, se fija en los casilleros que tienen candados débiles o que están abiertos, y coge todo lo que puede, lo más rápido posible.

No le importa lo que robe, sino lo fácil que sea hacerlo. Luego venderá o tirará lo que no le sirva.

No dejes que te roben en el gimnasio

Responsabilidad legal de los gimnasios

Seguramente has visto los carteles que dicen: “La compañía no se hace responsable de la pérdida de ningún objeto de valor”. Esto significa que, si te roban algo en el gimnasio, no puedes reclamarle al establecimiento una indemnización.

La única forma de recuperar tu dinero es tener un seguro que cubra tus pertenencias o encontrar al ladrón y denunciarlo. Pero eso no quiere decir que el gimnasio no tenga ninguna responsabilidad.

El gimnasio tiene la obligación de ofrecer unas medidas mínimas de seguridad a sus clientes, como cámaras de vigilancia, personal cualificado o casilleros con llave. Si el gimnasio incumple estas medidas, puede ser considerado responsable por negligencia.

Por eso, si sufres un robo en el gimnasio, debes reportarlo al personal y pedirles que revisen las cámaras o los testigos. También debes poner una denuncia ante la policía y guardar el justificante. Así podrás demostrar lo ocurrido y exigir una compensación si procede.

Consejos para evitar ser robado en el gimnasio

La mejor forma de evitar ser robado en el gimnasio es prevenirlo. Aquí te damos algunos consejos para reducir las posibilidades de ser víctima de un ladrón:

  • Mejor ir ligero: Lleva solo lo indispensable al gimnasio. Lo ideal sería tener solo tus llaves, tu identificación y tu ropa. Pero si tienes que llevar otras cosas, como tu móvil o tu ordenador, procura que sean pocas y nada llamativas.
  • No dejes objetos en el coche: Esconde tus pertenencias dentro del vehículo o llévalas contigo. No las dejes a la vista, porque estarás tentando a los ladrones. Tu coche se convierte en una vitrina sin vigilancia.
  • Usa los casilleros correctamente: Guarda tus objetos de valor en un casillero y ciérralo con un buen candado. Evita los candados con llave y opta por uno de combinación mecánica o biométrico. Así no tendrás que llevar una llave que puedes perder.

Siguiendo estos consejos podrás disfrutar de tu sesión de ejercicio sin preocuparte por tus pertenencias. Recuerda que la prevención es la mejor defensa contra los robos. ¡No dejes que te roben en el gimnasio!