La evolución de la industria de la cerrajería ha desatado el interés para muchas personas por su integración con aparatos electrónicos que han hecho que la vida de cualquiera no sea solo más segura sino más cómoda.

 

Estamos acostumbrados a ver las cerraduras tradicionales en la mayoría de los hogares de nuestra zona de residencia. Estas cerraduras tradicionales, son esas que se manejan con llaves tipo serreta.

 

Aunque han evolucionado en los diseños de las llaves, a formas tubulares, además que los cilindros se han fabricados con materiales más resistentes, siguen siendo básicamente el mismo sistema mecánico de siempre, que se puede vulnerar utilizando métodos de ganzuado, taladros y hasta uno de los más nuevos Impresioning.

 

Cambios para mayor seguridad

 

Las nuevas tecnologías han dejado de un lado el objeto físico que es una llave, para adoptar una de naturaleza digital, convirtiéndolo en otra concepción de lo que es una llave:

 

  • Contraseñas de combinación de números y letras,
  • Control de mandos a distancias, y
  • Reconocimiento biométrico, es él mismo el portador de la llave, con el reconocimiento de características físicas.

 

Es momento de olvidarse de cargar llaves de metal, para abrir una serie de puertas, esta es una notable ventaja; así como la eliminación de duplicación de llaves, por medio de esta tecnología, siendo objeto frecuente de robo o de hurto. Los cerrajeros se han venido ajustando a esta evolución aunque algunos siguen reacios al cambio.

 

Las cerraduras como siempre las hemos conocido con cierres mecánicos, se sucedieron las cerraduras con tarjetas, pero también tienen un porcentaje alto de fragilidad, sus beneficios radican de la facilidad que representan al configurarlas para el uso de un alto tráfico de personas en una habitación, herramienta propia para hoteles, donde es muy provecho, la hora de entrada y salida de un huésped, la cantidad de veces de acceso, en los acceso del personal de mantenimiento.

 

Migración a la tecnología

 

Ya es común contar con cerrajería de alta seguridad con elementos electrónicos, que pueden llegar a integrar a su sistema de cierre y apertura, un elemento cotidiano como es un Smartphone. Otros tipos de tecnologías como las de Bluetooth, las que utilizan radio frecuencias o RFID, también les dan un uso muy cómodo y seguro a la nueva era de la cerrajería.

 

Se ha hecho una transición de la fantasía a la realidad, con cerraduras innovadoras, que fueron incorporándose a entidades bancarias  o empresas muy prestigiosas donde el acceso de visitantes y del personal es muy restringido.

 

Para que ahora estos dispositivos electrónicos pueden ser incorporados a empresas más pequeñas, donde se pueden ser instalados muy fácilmente y no requieren de técnicos especializados. Aportando facilidad en el control de usuarios, manejos de permios en horarios determinados, entre otros controles.

 

Otros dispositivos complementarios

 

Para las viviendas, los creativos generadores de la seguridad física, han traído  soluciones muy atractivas como las mirillas electrónicas, es un dispositivo es capaz de detectar la presencia de un individuo, lo que te beneficia si algún delincuente se posa delante de tu puerta para forzarla, o para saber quién te visito mientras estabas ausente, es solo un ejemplo de la variedad que existe.