puertas_de_metalSeguro que en tu día a día en lo que menos te has detenido a pensar eventualmente es en las puertas o por qué están allí donde están y qué ser magnánimo decidió su forma, ubicación y razón de ser en general.

Seguro si lo haces no tardarás mucho en pensar en alguna teoría conspirativa, sobre una especie de plan de dominación mundial mediante la implementación de obstáculos rectangulares de madera en el que seguro están incluidos la CIA, el FBI y cualquier otro ente insospechado. Pero lamentamos decirte que la verdad es mucho más aburrida, como siempre, que la ficción de tu cabeza.

Las puertas son mecanismos simples que no necesitan mucha explicación. Hace miles de años cuando aún vivíamos en cuevas huyendo de depredadores mucho más rápidos y fuertes que nosotros, era común pensar en lo conveniente que sería tener una especia de barrera fácilmente removible en la entrada de la cueva. Este simple y remoto pensamiento fue lo que dio nacimiento a las puertas.

Claro, intenta lograr que un neandertal talle una puerta y la fije al borde de la entrada de su cueva y seguro merecerás un premio, pues es una labor bastante difícil, sobretodo trabajar con madera en una era llamada de piedra. En vez de eso se colocaban obstáculos rudimentarios, no tan fáciles de manipular como una puerta moderna.

No fue hasta mucho después, cuando comenzamos a fabricar nuestros hogares utilizando paredes planas y regulares que pudimos materializar la idea de una puerta, una simple barrera que se fija a un lateral de la entrada y gira sobre este eje. Listo, nacieron las puertas modernas como las conocemos y necesitamos.

Aún así las puertas no fueron un suceso generalizado, no siempre las tuvimos en todas las entradas incluyendo de nuestras propias habitaciones y oficinas. Como cada fenómeno social su implementación se dio de forma paulatina y pausada. Durante muchos años, y aún en la actualidad, se continuaron usando las cortinas de tela o de cuentas en las entradas, o incluso, nada en absoluto, solo un marco.

Los detalles de como son las puertas están basados en la pura lógica y practicidad a final de cuentas. La forma rectangular es la forma más sencilla y práctica de fabricar, una forma curva siempre genera desperdicios y fue solo hasta épocas modernas que se hizo relativamente fácil la elaboración de curvas en estos materiales. Su elaboración en madera principalmente también proviene de un sentido lógico, es el material más fácil de trabajar desde tiempos remotos, flexible, resistente y fácilmente accesible. Una puerta de piedra terminaría siendo muy quebradiza pues no es un material muy flexible, su peso hace difícil que pueda ser fijada a picaportes antiguos y el tallado en esas dimensiones es algo extremadamente difícil de lograr.

Se usan dos bisagras para sostenerlo, y 3 en algunos casos, simplemente para facilitar su movimiento y la cerradura se incorporó a un lado pues eso reduce el tamaño del pestillo y la fuerza requerida.

Así que en conclusión ¿por qué las puertas? Pues, porque es lo más fácil y las necesitamos. si quieres tener informacion complementaria sobre las puertas, no dudes en visitar http://cerrajerosbadalona.org.es